Follow by Email

viernes, 28 de febrero de 2014

Microsoft Corp. anunció hoy nueve socios de hardware nuevos para Windows Phone, además del acceso directo a las herramientas que ampliarán la cartera de dispositivos para los consumidores e introducirán nuevos puntos de precio para acelerar el crecimiento en los mercados clave.

Microsoft añade nueve socios de hardware para Windows Phone


empresas

 Además de los socios existentes – Nokia, Samsung, HTC y Huawei - Microsoft ha anunciado que ahora está trabajando con Foxconn, Gionee, Lava (Xolo), Lenovo, LG, Longcheer, JSR, Karbonn y ZTE para desarrollar en la plataforma Windows Phone.

Con esta última noticia, Microsoft está trabajando con siete de los 10 principales fabricantes de teléfonos inteligentes en el mundo, además de las marcas líderes en China, India y Taiwán, lo que representa más del 56 por ciento del mercado potencial a nivel mundial (IDC Worldwide Mobile Phone Tracker, 2013). Los clientes pueden esperar ver una gama aún más amplia de dispositivos, desde icónicos a opciones de menor costo, llegando al mercado.

"Estamos muy contentos de añadir estos nuevos socios a nuestro creciente ecosistema de Windows Phone. Ellos serán factores clave para el crecimiento continuo a través de los puntos de precio y geografías para Windows Phone", dijo Nick Parker, vicepresidente corporativo de la división OEM de Microsoft.

Windows Phone es el sistema operativo para teléfonos inteligentes de más rápido crecimiento, según IDC, y registró el mayor incremento para el 2013 (90.9 por ciento), más del doble del crecimiento del mercado en general durante el año.

En América Latina, Windows Phone se consolidó como el segundo lugar entre los usuarios móviles, de acuerdo con el IDC Latin America Mobile Devices Tracker, 4Q 2013, que muestra que Windows Phone logra el mayor crecimiento como sistema operativo en la región, al crecer 148% durante el 2013. Ningún otro sistema operativo obtuvo un crecimiento mayor, el segundo lugar en aumento obtuvo 122% en dicho periodo.

jueves, 27 de febrero de 2014

Lluvia de hidracina sobre Punta Indio.

El cohete despegó y explotó

El cohete de prueba del proyecto Tronador II, se lanzó esta mañana. Según nos cuenta gente cercana al proyecto se habría elevado 2 metros y explotó. Sin anuncios oficiales y con varios meses de demora, fue lanzado de manera fallida el cohete Vex 1A que iba a ser utilizado para probar sistemas de navegación.
En enero se había abortado el lanzamiento cuando falló una manguera de combustible, desde entonces no se hicieron nuevos anuncios. Aunque siendo un cohete de prueba estaba previsto que lo finalmente ocurrido pudiera pasar.
La lanzadera se ubica en el camino de Capetina muy cerca de Punta Piedras dentro del Parque Costero del Sur, reserva de la biosfera reconocida por la UNESCO.

martes, 25 de febrero de 2014

200 años de negación.

CAMBIO CLÍMATICO



Si bien es cierto que nuestro planeta ha sufrido ciclos de calentamiento y enfriamiento a lo largo de su historia geológica producidos por causas naturales, los actuales procesos de Cambio Climático y Calentamiento Global tienen su origen en el siglo XVIII como consecuencia de la Revolución Industrial, que no solo incrementó la cantidad de gases de invernadero (dióxido de carbono, metano, oxido nitroso) en la atmósfera, sino que también aceleró la destrucción de ecosistemas a fin de contar con materias primas y tierras para la conquista colonial. Es decir, que el Cambio Climático comenzó junto con la expansión del capitalismo industrial en todo el planeta. Nota de opinión del compañero Luciano Andrés Valencia.-


Por Luciano Andrés Valencia
valencialuciano@gmail.com)

Si bien es cierto que nuestro planeta ha sufrido ciclos de calentamiento y enfriamiento a lo largo de su historia geológica producidos por causas naturales, los actuales procesos de Cambio Climático y Calentamiento Global tienen su origen en el siglo XVIII como consecuencia de la Revolución Industrial, que no solo incrementó la cantidad de gases de invernadero (dióxido de carbono, metano, oxido nitroso) en la atmósfera, sino que también aceleró la destrucción de ecosistemas a fin de contar con materias primas y tierras para la conquista colonial. Es decir, que el Cambio Climático comenzó junto con la expansión del capitalismo industrial en todo el planeta.

   Por ello no es de extrañar que el primer debate en torno al tema se diera tempranamente a fines del siglo XVIII. Thomas Jefferson, que participó como representante del Estado de Virginia en la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos (1776) y mas tarde fue el 3º presidente del país entre 1801 y 1809, editó en 1799, mientras se desempeñaba como vicepresidente, un libro titulado Notes on the State of Virginia. Allí publicó los resultados de las mediciones climáticas que venía realizando desde el año de la Declaración de la Independencia, consignando todo tipo de fenómenos y anomalías climatológicas. Así llegó a la conclusión que “se está produciendo un cambio en el clima de manera notoria. Los inviernos son mucho mas moderados. Las nieves son menos frecuentes y menos copiosas. A menudo no se encuentran por debajo de las montañas mas de uno o dos días, y muy rara vez una semana. Los ancianos me cuentan que la tierra solía estar cubierta de nieve unos tres meses al año y los ríos que rara vez no se congelan en invierno, ahora casi nunca lo hacen. Este cambio ha producido fluctuación entre el calor y el frío, en la primavera de este año, lo cual es fatal para las frutas” (1).

   Desde la recién creada Academia de Artes y Ciencias de Connecticut, el editor periodístico y escritor de textos escolares Noah Webster le respondió al vicepresidente Jefferson que sus mediciones no eran válidas por la dudosa precisión de los termómetros, el haber sido tomadas por una sola persona en lugares puntuales, y por apoyarse en creencias populares. Estaba de acuerdo en que la tala de bosques para convertirlos en campos de cultivo había producido un microclima más ventoso, pero el hecho de que se acumulara menos nieve en las tierras roturadas no significaba que estuviera cayendo menos cantidad de nieve de acuerdo al promedio nacional.
    Webster negaba que la acción humana estuviera provocando un cambio climático, y su discurso terminó por imponerse durante 150 años.
   En 1904 el sueco Svante Arrhenius pronosticó un cambio climático como consecuencia de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, pero le atribuyó consecuencias benéficas ya que crearía un clima planetario mas uniforme y estimularía el crecimiento de las plantas y la producción de alimentos. En 1938 el británico Guy Steward Callender discrepó con el optimismo de Arrhenius, pero no obtuvo eco en la comunidad científica convencida de que la gran masa de agua que ocupa dos tercios del planeta actuaría como sistema regulador por su capacidad absorvente de CO2 (2).
    En 1958 el estadounidense Charles David Keeling instaló una estación meteorológica en el Monte Mauna Loa (Hawaii) para monitorear la concentración de CO2 en la atmósfera. Ese año los niveles rondaban los 316 partículas por millón (ppm), encima de las 280 registradas a comienzos de la Revolución Industrial. Esto significaba que desde fines del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX la temperatura del planeta había aumentado un promedio de 0,5º, lo cuál representaba graves consecuencias para algunas regiones.
   A partir de la década de 1970 el problema del Cambio Climático empezó a ser debatido en diferentes foros. En 1977 el estadounidense Roger Revelle encabezó un panel en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, que encontró que el 40% del CO2 producido por la acción  humana permanece en la atmósfera. Dos tercios de ese CO2 es resultado de la quema de combustibles fósiles (carbón, petroleo) mientras que un tercio proviene de la tala de bosques. El pronóstico era desalentador: si el calentamiento global continuaba el aumento de la temperatura produciría el derretimiento de los glaciares causando inundación y elevación del nivel del mar. En 1988 la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas crearon el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.
   Pero tan pronto como comenzó a debatirse el problema del Cambio Climático en la comunidad científica y los foros internacionales, surgió todo una “industria de la negación” interesa en posicionar este tema como una teoría mas que como un hecho. Corporaciones petroleras, automotrices, metalúrgicas y empresas de servicios públicos -que son las principales responsables del aumento de la temperatura que estamos padeciendo- crearon grupos de presión tales como la Global Climate Coalition y el Consejo de Información del Ambiente, que rápidamente contrataron científicos y especialistas en relaciones públicas para convencer a periodistas, gobernantes y al público en general de que los riesgos del cambio climático son muy inexactos como para justificar políticas de regulación sobre los gases de invernadero.
   Anualmente estas empresas gastan miles de millones de dólares en campañas negadoras del Cambio Climático y el Calentamiento Global. Las mismas recuerdan las adoptadas por el lobby del tabaco después de que comenzaran a publicarse estudios científicos que comprobaban que el cigarrillo causaba cáncer. De hecho podemos comprobar una gran similitud entre el lenguaje usado por Phillip Morris y el lobby climático, etiquetando como “ciencia basura” a quienes difunden resultados diferentes a los suyos a los que califican como “ciencia sólida”. Un informe publicado por The Guardian, señala que “estas organizaciones tienen una linea coherente en materia de cambio climático: que la ciencia es contradictoria, las científicos están dividido, los ambientalistas son charlatanes, mentirosos o locos, y si los gobiernos tomaran medidas para evitar el calentamiento global. Estarían poniendo en peligro la economía mundial sin una buena razón” (3). Las estrategias que utilizan estos grupos varían desde utilizar una selección de datos verídicos -como el enfriamiento de la tropósfera- para generalizarlos a todo el fenómeno, hasta la difusión de datos falsos o desactualizados. 

   En 2005 una investigación reveló que la petrolera británica Exxon Mobil financiaba a un grupo de investigadores para que elaborara informes que minimicen los efectos del Cambio Climático. Entre los beneficiarios se encontrarían la organización científica británica Scientific Alliance y el estadounidense Instituto George C. Marshall. Ambos publicaron en enero de ese año un informe que restaba importancia al Cambio Climático (4). Esta empresa es una de las que mas dinero invierte actualmente en campañas de negación.
   Otros grandes donantes son los hermanos Charles y David Koch, propietarios de Koch Industries,  dedicadas al negocio del petroleo, papel y productos químicos en mas de 60 países. Esta empresa tiene varias denuncias en los Estados Unidos por derrames de petroleo y vertido de productos químicos cancerosos en los ríos. En 2010 Greenpeace publicó un informe en donde probaba que esta empresa había donado $24.888.282 a organizaciones como American for Prosperity, Fraser Instituto, Independence Institute, American for Tax Reform o Federalist Society for Law and Public Policy Studies, que se oponen al reconocimiento del cambio climático, a las reformas de impuestos progresivas o a la universalización de la salud pública (5).
   En 2013 el profesor Robert Brulle, de la Universidad de Drexel, publicó una investigación en donde identifica un muy buen organizado movimiento de negación que es apoyado por 118 entidades y que cuenta con un presupuesto de 1000 millones de dolares. Entre los donantes se encuentra la Exxon, junto con otras corporaciones y entidades “sin fines de lucro” ligadas a causas conservadoras como las fundaciones del Partido Republicano y el Tea Party de los Estados Unidos (6). 

   En abril de 2007 la Corte Suprema de los Estados Unidos reprendió a la administración de George W. Bush por no regular los gases de invernadero, dos meses después de que el vicepresidente Dick Cheney declarara que “puntos de vista conflictivos siguen estando acerca de la magnitud de la contribución humana al problema (del cambio climático)”. Son conocidas las conexiones entre el entonces vicepresidente con el lobby energético que incluye a Exxon, Conoco, British Petroleum y Shell, entre otras. Estas han influido para que Estados Unidos rechazara sistemáticamente el Protocolo de Kyoto, aprobado en 1997, para limitar las emisiones de CO2 a la atmósfera. Las mismas corporaciones –junto con industrias de otro sector como las alemanas Bayer y Basf- son las que financian las campañas de políticos estadounidenses de ambos partidos mayoritarios (el demócrata y el republicano) que niegan el cambio climático.
   Pero además del sector energético hay otras industrias interesadas en negar el cambio climático debido a los beneficios económicos que le traería. Las asegurados podrían incrementar sus ganancias con el aumento de los desastres socio-naturales que se van a incrementar en los próximos años. Las empresas constructoras se beneficiarían construyendo casas adaptadas a los desastres y con sistemas de ahorro de energía. Las sequías cada vez más frecuentes en inmensas áreas del planeta serían una bendición para las compañías de agua que obtengan la concesión para trasladar un recurso cada vez más escaso, mientras que las grandes compañías agrícolas (Monsanto, Cargill, DuPont, Syngenta)  podrían vender cultivos transgénicos resistentes a los cambios de temperatura y a las nuevas plagas. También hay grupos empresarios que especulan con la desaparición de especies, como los acaparadores de marfil que esperan la extinción de los elefantes para subir el precio del producto.
   Estas empresas llegan incluso a utilizar argumentos de la izquierda o el progresismo, tales como que se quiere evitar que los países pobres utilicen combustibles fósiles compitiendo con los desarrollados, que se quiere obtener ganancias ilícitas a través de los impuestos al carbono, o que es otra forma de disparar una “histeria colectiva” para justificar políticas represivas o de control social. (7). Sin embargo no debemos caer en la trampa, ya que quienes difunden estos argumentos no están interesados en defender los derechos humanos, las libertades individuales o la justicia social, sino las ganancias de las empresas capitalistas explotadoras y contaminantes.
   Pareciera ser que la campaña negadora viene cosechando buenos resultados. En 2010 se publicaron numerosos estudios sociológicos que muestran que el porcentaje de personas que niegan el Cambio Climático en los países occidentales se han incrementado en los últimos años. Según una encuesta realizada por la Universidad de Yale, el número de negadores en los Estados Unidos se duplicó en dos años llegando al 20%. En Gran Bretaña, ese mismo año, un 78% de los encuestados respondió afirmativamente a la pregunta “¿Cree usted que el clima está cambiando?” frente a un 15% que respondió negativamente, mientras que en el 2005 las cifras habían sido de 91 y 4% respectivamente. Ante una pregunta similar en Alemania, país de un importante movimiento ecologista, solo el 66% respondió afirmativamente frente a un 33% que lo negaba (8).
   Pero mientras los grupos de presión continúan con la negación, el resto del mundo sufrimos los efectos del cambio climático. En 2003 el Banco Mundial, a quién nadie puede acusar de simpatías ecologistas o progresistas, reconoció que anualmente morían 150 mil personas como consecuencia de la crisis climática. Desde entonces ese número se ha incrementado como consecuencia de la multiplicación de los desastres climáticos: el huracán Katrina que asoló New Orleans en 2005, los incendios forestales en Australia y Bolivia en 2010, la inundación en Birmania ese mismo año, la sequía que en Somalia mató a 100 mil personas en 2011, las diversas inundaciones que se registraron en Argentina entre 2007 y 2013, y el reciente tifón Haiyan en Filipinas que en diciembre de 2013 causó la muerte de 10 mil personas, son un ejemplo de las consecuencias que estamos viviendo.
   Las víctimas de este crimen brutal del capitalismo contra el planeta son en su mayoría pobres, y los sobrevivientes quedan en una situación de carencia y desamparo que los convierte rápidamente en marginados o en mano de obra desesperada que es fácilmente explotable. 

   El 9 de mayo de 2013 se rebasó la cifra de 400 ppm de CO2 en la atmósfera y, en palabras de Renán Vega Cantor, la humanidad “da un salto hacia lo desconocido, a un punto de no retorno”(9). La poca cobertura mediática de esta noticia muestra el poder que los negadores tienen en los grandes medios concentrados. Al mismo tiempo el capitalismo continúa incentivando la producción y el consumo de “necesidades” ficticias creadas con ánimo de lucro, la explotación de minerales y combustibles fósiles con técnicas cada vez mas contaminantes (minería a cielo abierto, hidrofractura o fracking, uso de cianuro, explotaciones en el fondo marino), la tala de bosques, el consumo de carne, y la agricultura intensiva con agrotóxicos y transgénicos.
    En definitiva, la negación del cambio climático tiene como objetivo salvar al sistema capitalista que lo produjo. A diferencia de lo que sostienen algunos movimientos ecologistas, ambientalistas o seguidores de Al Gore, no es posible pensar un “capitalismo verde”. El afán de lucro permanente del sistema lleva necesariamente a la depredación de los ecosistemas, y el respeto a los ciclos de la naturaleza generaría un enletecimiento de las ganancias que la burguesía no está dispuesta a tolerar. Como es el capitalismo el culpable del Cambio Climático, la pérdida de biodiversidad y el agotamiento de los bienes comunes, la solución a los problemas ambientales no va a venir de adentro de sus entrañas.
   La actual lucha contra el cambio climático y el calentamiento global implica emprender necesariamente una lucha de clases contra el sistema capitalista explotador del ser humano y la naturaleza. Solo a través de un nuevo sistema basado en la solidaridad y la igualdad podremos llevar adelante la reconversión hacia fuentes de energía limpias y renovables, una forma de producción que respete los ciclos naturales, y un estilo de vida que no esté basado en el lucro y el consumismo desmedido.
   

Notas:
(1) Sanz, Javier; “En 1799 se produjo el primer debate sobre el Cambio Climático”, en: Historias de la Historia, www.historiasdelahistoria.com, 23 de octubre de 2011.
(2) Delgado Castillo, Rolando y Perez Marchena, Rafaela; “El calentamiento global y sus consecuencias se debaten en la comunidad científica desde fines del siglo XIX”, en: www.galeon.com/cienbas.
(3) Monbiot. George; “The denial industry”, en: The Guardian, 19 de septiembre de 2006.
(4) Mehler; “Exxon para a científicos para que resten importancia al Cambio Climático”, en: Rebelión, www.rebelion.org, 01 de febrero de 2005.
(5) Se puede consultar el informe de Greenpeace; Koch Industries: la oscura financiación del negacionismo climático,    en:
http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/cambio_climatico/100421-2.pdf. 
(6) Valencia Restrepo, Darío; “Cambio Climático: evidencia y negación”, en: El Mundo, www.elmundo.com, 27 de diciembre de 2013.
(7) Basta con colocar en el buscador “el fraudel cambio climático” para encontrar cientos de estos argumentos.
(8) Heras Hernández, Fransisco; “Negacionistas, refractarios e inconsecuentes. El difícil reto de reconocer el Cambio Climático”, en: EcoPortal, http://www.ecoportal.net, 21 de marzo de 2012. 
(9) Vega Cantor, Renan; “La peor noticia de 2013: los niveles de carbono superan los 400 ppm y el salto de la humanidad a lo desconocido”, en: Rebelion, www.rebelion.org, 9 de enero de 2014.

Luciano Andrés Valencia es escritor, autor de La transformación interrumpida (2009) y Páginas socialistas (2013), además de numerosos artículos en medios de prensa y libros colectivos. Contacto: valencialuciano@gmail.com.

miércoles, 19 de febrero de 2014

La impresión 3D mejora la calidad de los vehículos Ford ya que los ingenieros disponen de más tiempo y libertad para probar y optimizar las piezas.

Ford utiliza impresoras 3D para sus piezas


empresas

 Los próximos pasos en la estrategia de impresión 3D de Ford combina la aplicación de materiales entre metal, arena y plástico. Con la cubierta del motor realizada para el Nuevo Mustang, Ford lleva creadas 500 mil piezas a partir de este sistema.

Ford es una de las pioneras en el uso de impresoras 3D para la producción de prototipos de piezas. Al utilizar esta técnica, la marca del óvalo logra reducir el tiempo de desarrollo de componentes utilizados en todos los vehículos, como cabezales, colectores de admisión y tomas de aire. De esta manera, Ford logró imprimir 500 mil piezas que utiliza para la creación de nuevos prototipos.

Mediante los métodos tradicionales, un ingeniero tardaría hasta cuatro meses en crear el prototipo de un colector de admisión –la pieza más complicada de un motor-, a un costo de U$S 500 mil. Con la impresora 3D, Ford puede generar la misma pieza en cuatro días con múltiples repeticiones, a un costo de U$S 3.000.

De esta manera, Ford logra optimizar la inversión durante el proceso de desarrollo de un nuevo producto. La impresión 3D evita la utilización de herramientas especiales o moldes específicos para partes propensas a modificación. Además, con esta tecnología los ingenieros pueden experimentar diseños con innovaciones radicales de manera económica y rápida. La impresión 3D trabaja mediante la impresión de finas capas de plástico, arena u otro material; luego las apila gradualmente hasta culminar con una pieza tridimensional que previamente fue creada en un programa de diseño. El desarrollo de la cubierta del motor para el nuevo Ford Mustang es el ejemplo más reciente de la utilización de esta tecnología.

“Muchos consideran a esta tecnología como el inicio de la tercera revolución industrial”, dijo Harold Sears, especialista técnico de manufactura de Ford. “Si bien esta aún afirmación debe ser confirmada, sí sabemos que los procesos de producción van por el camino digital, la velocidad de estas tecnologías va creciendo y se incrementan la variedad de materiales también. Esto nos lleva a creer que la impresión 3D es una gran oportunidad para la industria”.

martes, 11 de febrero de 2014

Internet se está convirtiendo en una red de “cosas” en lugar de una red de computadoras tradicionales. Estas “cosas” pueden ser desde teléfonos inteligentes y tablets hasta dispositivos que controlan sistemas HVAC para el router que proporciona internet inalámbrico en su hogar.

Cuidado con lo que conectas a Internet


opinión

 A esta subclase de “cosas” se la llaman dispositivos integrados, y son cada vez más populares entre las empresas de todos los tamaños.

Los sistemas integrados son pequeñas computadoras que existen para realizar una tarea específica. Pueden controlar estaciones meteorológicas o ejecutar sistemas onboard en su auto. Las empresas pueden utilizarlos para controlar las luces o el calor en sus edificios de oficinas, y algunos incluso lo utilizan para el control de las cerraduras de las puertas.

Aunque estos dispositivos integrados aportan comodidad y flexibilidad a los dueños de negocios y empleados, también pueden traer una variedad de problemas de seguridad. Cómo hacker ético en Trustwave, una empresa de tecnología y servicios de seguridad de la información, a menudo me contratan para llevar a cabo pruebas de penetración en las redes y las aplicaciones de las empresas. Las pruebas de penetración, también conocido como hacker ético, ayuda a los líderes empresariales a identificar y remediar las vulnerabilidades de seguridad de sus redes, aplicaciones y bases de datos antes de que los delincuentes puedas explotarlos. Cuando realizo una prueba, uso las mismas tácticas que un criminal real usaría para que la empresa sepa exactamente lo que tiene que arreglar.

A principios de 2013, un negocio de la industria del petróleo y el gas me contrató para llevar a cabo una prueba de penetración en su red. El test incluyó la revisión de un dispositivo integrado que mide el nivel de combustible en los tanques subterráneos de estaciones de servicio. Para lograr esta tarea, el dispositivo tiene que estar conectado a la red por lo que el proveedor de combustible puede comprobar los niveles de los tanques. Durante la prueba, me encontré con una serie de vulnerabilidades no documentadas que me permitieron comprometer el control del combustible en sólo noventa minutos. El dispositivo en sí sirvió como punto de partida para mi ataque, una vez que había comprometido el dispositivo, gané acceso a la red de la empresa y todos los equipos conectados a él. A partir de ahí, habría sido trivial obtener datos confidenciales almacenados en los servidores de la compañía, incluyendo datos de tarjetas de crédito, números de seguridad social, de propiedad intelectual y otra información de las personas.

Dado que los dispositivos incrustados no son considerados tradicionalmente como las computadoras, y suelen ser pasados ​​por alto cuando se trata de seguridad dejando una puerta abierta para los cibercriminales que buscan robar información. Entonces, ¿qué se puede hacer para proteger su red?.

1. Instale un firewall y limite el acceso. Tratar a todos los dispositivos integrados (o cualquier cosa conectada a la red en este caso) como un posible punto de entrada para el atacante. En términos generales, sólo los usuarios autorizados deben ser capaces de conectarse a los sistemas integrados. Si la totalidad de internet no necesita acceso a ella, asegúrese de limitar el acceso mediante un servidor de seguridad.

2. Acceso remoto seguro. Implementar tecnología de seguridad que controla quién tiene acceso a la red y sólo se permite el acceso a usuarios específicos. También debe utilizar la autenticación de dos factores cuando los usuarios se conectan a la red.

3. Garantice que los dispositivos sean testeados por fallas de seguridad. Muchas empresas pasan por alto dispositivos integrados en la búsqueda cuando realizan pruebas de penetración en sus redes, bases de datos y aplicaciones. Hacer pruebas en estos dispositivos es esencial para ayudar a las empresas a encontrar y corregir los fallos de seguridad antes de que sea demasiado tarde.

4. Manténgase al día con los parches y actualizaciones del proveedor. Esté en contacto con el desarrollador de dispositivos integrados y asegúrese de mantenerse al día con los parches de seguridad. Una vez que un nuevo parche de seguridad sale para su dispositivo, asegúrese de instalarlo.

5. Asegúrese de que las contraseñas predeterminadas se modifiquen. A menudo los dispositivos incorporados vienen con nombres de usuario y contraseñas conocidas públicamente. Estos se colocan en la fábrica y se proveen para que pueda iniciar sesión en el dispositivo y cambiar la configuración. Asegúrese de que todas las cuentas predeterminadas se modifiquen antes de que el dispositivo esté conectado a la red. Además, asegúrese de usar contraseñas seguras, que incluyen una combinación de letras y números, y de por lo menos ocho caracteres. Las palabras de paso son la mejor opción con una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, como "mydogisnamedbuck."

6. Utilice un equipo externo de expertos en seguridad. Gestión de redes y monitoreo pueden ser complejos y requerir mucho tiempo, considere aumentar su personal mediante la asociación con un proveedor de servicios de gestión de seguridad que pueda instalar, ajustar y administrar sus controles y políticas de seguridad.

Por Nathan Drier
Senior Security Consultant de Trustwave

viernes, 7 de febrero de 2014

Según informó la NASA: Las rocas espaciales que golpean Marte excavan nuevos cráteres a un ritmo de más de 200 por año, pero algunas de estas cicatrices captadas en la superficie del planeta rojo tienen un gran impacto visual, como puede verse en la imagen.

extraño crater en marte

La imagen de la cámara Experimento Científico de Imágenes de Alta Resolución (HiRISE) de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA muestra un cráter de unos 30 metros de diámetro en el centro de una explosión radial, que ha teñido la superficie del entorno con un patrón de tonos claros y oscuros.
La cicatriz apareció en algún momento entre las imágenes de este lugar tomadas por la cámara del orbitador en julio de 2010 y de nuevo en mayo de 2012.
Sobre la base de los cambios aparentes antes y después de las imágenes de menor resolución, los investigadores utilizaron HiRISE para adquirir esta nueva imagen el 19 de noviembre de 2013. El impacto que excavó este cráter fue suficientemente fuerte como para expulsar material a 15 kilómetros.

martes, 4 de febrero de 2014

La física sueca Sabine Hossenfelder propuso una nueva solución de la 'paradoja firewall' que, a diferencia de la reciente propuesta de Stephen Hawking, no requiere una revisión radical de los conceptos dominantes en la astrofísica.

Desafío a Hawking: una científica sueca 'devuelve' los agujeros negros a la física



En particular, la nueva solución permite confirmar la existencia del 'horizonte de sucesos', la 'entrada' a estos agujeros, algo que el famoso astrofísico británico negó en su estudio publicado en enero. 

El objeto de la investigación de Hossenfelder era la llamada radiación de Hawking, la radiación de un agujero negro causada por las fluctuaciones cuánticas del vacío cerca de su 'horizonte de sucesos'. Durante estas fluctuaciones se producen pares partícula-antipartícula, una de las cuales puede ser absorbida por el agujero, y la otra abandona las proximidades de un agujero como radiación. La absorción de antipartículas causa la disminución del agujero. Desde el exterior el fenómeno se ve como evaporación.

Hossenfelder reveló que el proceso de producción de partículas no está realizado por solo un par, sino por dos pares de partícula-antipartícula. Además, los pares interactúan de una manera en la que tanto las partículas salientes, como las entrantes, se entrelazan. El entrelazamiento significa que algunos de los parámetros de estas partículas están interconectados.  
 
El nuevo estudio, junto con otros dos trabajos científicos relacionados con el tema, permite resolver lo que se conoce como la 'paradoja firewall' o paradoja de las paredes de fuego de un agujero negro, que ha intrigado a los físicos durante casi dos años desde que fuera presentada por el físico teórico Joseph Polchinski, por saltarse por completo la teoría de la relatividad de Einstein. 

Para explicar esta paradoja, a finales de enero de 2014 Stephen Hawking propuso abandonar el concepto del 'horizonte de sucesos' y negó la existencia de los agujeros negros, al menos en la forma en la que han sido concebidos hasta ahora. En lugar de un 'horizonte de sucesos', el nuevo estudio de Hawking titulado 'Preservación de la información y la predicción del tiempo para los agujeros negros', propuso introducir un llamado 'horizonte aparente', que aspiraría temporalmente la materia y la energía para "escupirlas" después con una forma muy diferente. 

Un 'horizonte de sucesos' es la superficie imaginaria que rodea a un agujero negro, en la cual la velocidad de escape necesaria para alejarse del mismo coincide con la velocidad de la luz, por lo que más allá de ella, nada, ni siquiera la luz, puede escapar.  


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/118876-agujero-negro-hawking-fisica-cosmos

Una joven de 14 años, en la ciudad de Kennebunk, Estados Unidos, fue trasladada al hospital por sufrir quemaduras de primer y segundo grado cuando su iPhone comenzó a arder de forma repentina dentro del bolsillo de su pantalón.

iphone se incendia en su bolsillo

Según publicó el diario ‘Portland Press Herald’: la joven estudiante se encontraba en clase de francés cuando el móvil comenzó a arder por un cortocircuito en la batería del aparato.
Jeff Rodman, el profesor de la joven relató que: “cuando se dio cuenta de que sus pantalones ardían a causa del móvil fue presa del pánico. Es algo que no creo que nadie haya visto nunca”.
La joven logró  quitarse los pantalones,  y cuando  le sacaron el teléfono del bolsillo seguía  ardiendo.